miércoles, 28 de octubre de 2009

UN VIEJO SALON


…en un viejo y ya olvidado salón…tan viejo por lo olvidado…tan olvidado por lo lejano…tan lejano por tiempos olvidado…pronto estaba a cerrar sus puertas y entregarse al inevitable último paso del final… final ya inquieto por cumplir su tarea….

…solo quedaba esperar que siguieran muriendo sentados en sus viejas mesas de abichada madera los parroquianos…parroquianos que hace años eran consejeros del sabio…y hoy solo viejos esperando el viaje de ida…

…muchas mesas…muchas sillas…ninguna esperanza…se decían entre sí,

…honestidad en tenue discusión con gratitud y impuntualidad, sinceridad y responsabilidad no se ponían de acuerdo…generosidad, familia, honestidad y decencia agredían a solidaridad…aprender, prudencia, docilidad, autodominio ya habían dejado de respirar…sensibilidad, sacrificio llorando anticipadamente el final…desprendimiento, comunicación, optimismo, y compasión, ya no hablaban…amor…solo en un rincón abandonado…servicio, superación y voluntad habían quedado dormidos para no despertar, responsabilidad, paciencia, comprensión, escuchaban ya sin creer a sencillez y bondad…están viejos murmuraban, no saben lo que dicen…más allá amistad, lealtad, respeto y perdón entraban en agonía sin retorno posible…alegría y empatía no respiraban….ya no….

…en un viejo y ya olvidado salón…tan viejo por lo olvidado…tan olvidado por lo lejano…
... tan lejano por tiempos olvidado…

…el final ya inquieto y sin paciencia cumplió su tarea al sonido del último suspiro…
…cerró los pasadores…
…ajustó los cerrojos…

…ellos quedaron dentro…

…aquellos valores nunca más lucieron sus galas…
…ni el brillo del día y la sombra de la noche los volvieron a ver…

...sí...así..
…nunca más..

FERNANDO DI FILIPPO