jueves, 11 de abril de 2013

FANTASEANDO



Fantaseé la muerte y era muy natural;  un filamento de tejido me rodeaba, y a cada palabra  tuya,  con un giro menos me apretaba y cada palabra tuya era un día; y el tiempo que terciaba entre dos palabras otro más.
La muerte era muy natural.
Y poco a poco se fue des entreverando el hilo fatal. Ya no la detenía, sí, acaso por solo un extremidad entre los dedos... Cuando de pronto te pusiste frío y ya no me hablaste... , solté la punta, y se me fue tu vida.

Adios Clorindo. Gracias.

FERNANDO DI FILIPPO