viernes, 23 de octubre de 2009

DEPENDE QUE.



…tengo ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que, …cambian su manera de mostrarse.
Aquel día, día que de seguro nunca podré olvidar, esos ojos, clavaron sus pupilas en una fría caja de madera que llevaba dentro el cuerpo de un hombre muerto..

…sí, allí dentro papá y aquí fuera solo, solo en una negra soledad, yo, ese niño de ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que, recordaba sin poder recordar, trataba sin poder tratar, oía sin escuchar.

Alguien tomó mi mano, no sé quien, no importa quién, y de esa mano tomado, tan ausente con el resto de mi cuerpo, alto, bajo, depende que…comenzó una peregrinación entre llantos y silencios fríos templados, camino del caminante sin saber, luces ausentes, olor a muerte…

…largo, rectilíneo sendero el recorrido, tomado de aquella mano, yo, ese niño tan niño aun, tanto vivido y tanto por vivir… mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que… seguían allí clavados como férreos puñales a esa caja de madera que guardaba celosamente a mi papá.

La cantidad de llorones detuvo su marcha, mi mano compañera detuvo la mía y la mía detuvo mi paso… aquí llegamos…solo fue una voz…hasta aquí…

… mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que, seguían inmóviles, clavados, solo una delicada gota de agua salada calló arrastrándose por mi gentil rostro perdido en la impenetrable tristeza que se había apoderado de mis entrañas, y que solo yo conocía.

Un nuevo sonido, diferente, mudo, sordo, inquietante, se llagó al lugar. Lo llaman silencio. Poco duró su visita. Otra vos, ya autoritaria, ya complaciente, ya omnipotente, ya increíble…dio inicio al más absurdo de los discursos que en mi corta vida de niño había escuchado,…pero escuché…

…tantos minutos pasaron hasta el final de las palabras, que la noción del tiempo se desvaneció.. pudieron haber sido horas…no lo sé… mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que, seguían inmóviles, clavados…

Niño, intentó la vos autoritaria…Mi respuesta fue inmediata, giré y alzando los brazos pude abrazar a quien niño había dicho. Llevaba faldas, mucho ropaje,…pero su vos era grave…mi desconcierto creció…La vos grave, la del sermón…discurso…palabras inconexas, llevaba ese ropaje…No podía o no sabía callar ante mi dolor que sin permiso ahora sí, el dolor bañó mi rostro con agua de mar, y sin piedad la voz de las faldas dijo ser la palabra del señor…

…… mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende… se plantaron frente a esa cantidad de ropajes y polleras con vos grave, y sin temor alguno le increpé…palabra de quién señor ¿?

De Dios, hijo mío.

…mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende…saltaron al vacío, y entre llorones, voz grave de faldas, la caja y el hombre muerto, grité…Quién es usted ¿?, la palabra de Dios, y él le dijo que nos hiciera escuchar tanta estupidez. ¿?...estando por allí esa caja con un hombre muerto dentro…o no sabe que ese cuerpo inerte de la caja es mi papá…o no sabe que todo lo que puedo sentir, imaginar, decir, oler, saber, entender la distancia entre vivir y morir, cuando toco una flor sé que no es un espino, cuando acaricio un rostro sé que no es la vieja rama del árbol seco…dígame usted señor de ostentosas palabras ajenas…dónde estaba Dios cuando mi papá enfermó y solo en la nada de la montaña sin ayuda esperó el día de hoy, y… dónde estaba cuando yo nací, y usted lo ve,…con ojos verdes, celestes cielo, azul intenso…pero ciego..Es que ni usted señor todo proverbia vacía o su Dios ven que están sepultando mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que ¿?

…silencio…
…nací ciego… mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso nunca vieron…
…hoy sepultan mis ojos verdes, celestes cielo, azul intenso..depende que..
…a usted señor de faldas y vos grave…a su Dios…Quien habla por quien ¿?
…que mi dolor y mi sangre derramada en llanto los acompañe…siempre...
...basta...
…así sea..


FERNANDO DI FILIPPO

TRISTEZA


…dicen de la tristeza una lágrima perdida…el dolor del desencanto…la ausencia de color, el día gris, la noche cerrada…el desencuentro…la luz sin brillar…el sol apagado, ausencia de estrellas….silencios discontinuos del corazón…alaridos de sentires escondidos en devaneos de pensamientos confusos…aparentes principios de finales…finales sin llegar jamás…principios expectantes…atentos…confundidos..aturdidos.

…dicen de la tristeza rara emoción…desgarro y desamparo…calores insolentes…fríos torrentes de sangre congelada por cauces diferentes…sin saber lo ya sabido y sentir lo desatendido…

…dicen de la tristeza, un sentimiento…
…dicen mal…quienes creen conocerla…
…como llamar a esto tristeza, si dos palabras sinceras que grite el corazón la desvanece…

…Sí…

…aquella lágrima…aquel dolor…aquel color…aquel gris…aquella noche…aquel desencuentro…la luz…el sol..estrellas…silencios..sentires…pensamientos…principios…finales…confuciones del alma…

…solo dos palabras sentidas terminan con esa rara emoción…solo dos palabras..…

…te amo…

TARDE


Un grito dulcemente autoritario, clemente…,un dulce alarido de madre, …ya es tarde…corre…es muy tarde.

Salgo por la vieja puerta tan rápido como mis pensamientos. Cosas van cayendo y vuelta atrás a recogerlas…sigo corriendo. El mundo parece haberse agrandado…no estaba tan lejos…debo llegar…corro.

Pero es que era por aquí…o por allá…es tarde…debo llegar tan pronto como si fuera ayer…no merece el final de este camino el desaire de la tardanza, la inquietud de…un vendrá…??

Las veredas corren hacia atrás más rápidamente que mi cuerpo hacia adelante, Creo enloquecer y hablando solo me digo…, corre tonto, es que no entiendes que serás juzgado y condenado por tu inconsciencia, dormirte a la hora de estar de pié. Eres tú quien pierde en esta inútil lucha contra el tiempo y la distancia, pues sabes que nadie hará por ti lo que por ti debes hacer…

Si, ya mis ojos ven aquel destino…allí…la gran casa gris sucio…faltan pocos trancos a una velocidad no usual para un niño de mi edad…apenas once…apenas doce....
Llego sin aire, sin fuerza…sin palabras…llego al fin…De seguro el tribunal espera por mí…seré un condenado…

Tarde…vamos pequeño…ya están casi todos….vamos entra…es tu santuario. Y…limpia un poco ese guardapolvos blanco…Estos niños ¡!!.
La vos de ese gran compinche, la vos de ese gran hombre, afloja toda la tensión. Que gran amor…cuanto cariño sin esperar el vuelto entrega el portero de la escuela. Como no quererlo.

…portal tan grande que es difícil verlo arriba…adentro…patio al medio…bandera danzando al ritmo que los vientos le imponen y ella acepta gentil…aroma…inconfundible…puertas rodeando aquel patio…voces que con tanta dulzura me harán crecer…formarán mi intelecto…forjarán mi futuro…miles de colores se confunden en el blanco…miles de sonidos se juntan en los silencios…miles de travesuras pensadas y sin nacer…aguas en pequeños manantiales para beber…todo parece un regalo de la naturaleza…silencio aguas revoltosas…es que no ven que detrás de esas puertas hay alguien…no ven que están los que dan y están los que reciben…lectura…la magia de aprender…letras atrevidas…sutiles palabras de cariño…chirlos dados con el corazón….quietos…inquietos…tranquilos…cada quien es cada cual…una familia con deseo de llegar a la gran casa, el futuro…allí donde viviré el resto de mi vida…allí donde las luces y las sombras brillarán juntas.

Gracias infancia.
Gracias gualdapolvos blancos
Les debo la vida.
Con amor un beso

...y..
...quédense siempre a mi lado...
...los necesito.

FERNANDO DI FILIPPO

SENTIMINTOS EN PUGNA


...se pusieron a discutir el aburrimiento con la hostilidad…la alegría y la humillación con el alivio… la impaciencia y el amor con la impotencia…la angustia la indiferencia la ansiedad con la indignación…la añoranza la inquietud la apatía la insatisfacción la inseguridad la armonía el interés con el arrojo la intriga con la ira…el asombro la irritación la calma la lujuria el cariño la melancolía los celos y la mezquindad…el miedo la compasión y la nostalgia…la confianza la confusión la obstinación…la congoja el odio la culpa la omnipotencia… la curiosidad el optimismo la decepción la paciencia…la depresión el pánico el desamparo la pasión…el desamor la pena el desánimo la pereza….el desasosiego el pesimismo el desconcierto el placer la desconfianza…la plenitud el desconsuelo la prepotencia…el deseo la rabia la desesperación la rebeldía….el desgano, recelo, desidia y rechazo…desolación regocijo desprecio y rencor…el dolor el repudio el duelo el resentimiento…la ecuanimidad la resignación el enfado el resquemor el enojo… satisfacción entusiasmo y seguridad…envidia y serenidad…la solidaridad espanto sorpresa esperanza temor y estupor… templanza euforia ternura…excitación terror éxtasis timidez…fastidio tranquilidad frustración tristeza…

…la lógica y la razón me apartaron del debate…del patíbulo…
….tras la interminable vigilia…desaire del esperado desvelo, fui sentenciado y condenado…
…debes seguir…fue el veredicto…
…no es apelable la decisión…

…mi verdugo….el alma…

…mis únicas palabras…
…aquí me quedo…
…no por la condena…
…sí porque te quiero….

FERNANDO DI FILIPPO

SENSACIONES


Casona vieja, muy vieja de antigua la pobre y de pobres la casona, patio a un lado, tren de habitaciones al otro, cocina y baño al fondo, allá donde llovía hasta llegar.
Macetas de patas cortas y cintura ancha luciendo color rojo y blanco en verticales fajas pintadas a pincel, engalanando robustos malvones de agresivo perfume. Sillones de mimbre tan viejos como la casona o más.
No faltaba el piletón lavarropas, lava manos, lava todo…No faltaba aquel canario enjaulado que ya había olvidado la letra de su canción, la arrugada tortuga tan grande como ella misma podía serlo, solo visible parte del año, misteriosamente desaparecida cuando el frío llegaba.
Todo estaba en su lugar, prolijamente desordenado y pulcro. Sentado en la puerta, invariablemente un viejito saludando a cuanta persona pasara, viejito que no había que dejar afuera a la hora de comer…, comer, sopa.

…había encanto…magia…vaivenes de colores…luces y sombras….ruidosos silencios de siestas interrumpidas por el insolente golpe del racimo ya maduro que la parra arrojaba sobre la baldosa del patio…perfume a madera vieja…perfume a flores aparecidas de la nada con insolencia…aroma del vetusto limonero…ligeras sensaciones que danzaban entre la tristeza y la nostalgia…sueños inconclusos sin comenzar…vidas honradas por ser…dolor de pobreza feliz…dolores de felicidad…buenas y malas letras en periódico color marrón…sepia tal vez..suerte del pobre…tiempo anunciado por el acompasado vaivén de un péndulo…Alejandría en las estantes de libreros a puertas de cristal…libros pidiendo a gritos, vean mis letras…letras que adultos acariciaban en soledades…letras que los adultos entregaban a niños que aun solo veían garabatos en papel a tapa dura…cariños sin límites…límites inexistentes…autoridades presentes sin confesarlo…edades de ternura y respeto no pedido…belleza con luz propia…bendición del los cielos…cielos que guardan celosos aquellos que hoy son recuerdo…

…y nunca jamás,,.
…y nunca jamás…¿?

FERNANDO DI FILIPPO

UNA MAÑANA



…una mañana…mañana tan cerrada que noche era…terminaba el día para los sentimientos que aun no se entendían…se decían y desdecían…se encendían y apagaban…iban, venían, reían, lloraban, suspiraban, palpitaban…y yo allí…sin saber…mañana o noche…si embestir el nuevo día o descasar en un sueño ganado…
…me quedó esperar…decisión que no demoró en llegar…esperar..
…esperando pacientemente…sin intervenir…escuché como…
…el amor vociferaba ser simpatía, estima, admiración…el odio en vos más alta decía, solo eres gozo…el bien se arrogaba la esperanza y la desesperación…la audacia y el temor son de mi pertenencia, increpaba el mal…
…desconcertado y dueño de mi confusa situación al grito de…silencio…pude decir…y decir si miedo a reproche alguno…
…amor y odio….uno de los dos es su propia imagen en la cara de la pared del espejo…
…bien y mal…son solo un resultado…
…déjenme en paz…debo despertar o dormir…
…Ustedes son mi problema…
Y PUNTO

FERNANDO DI FILIPPO