lunes, 15 de marzo de 2010

LA CARGA


...claro que mis recuerdos pueden más...Quién puede poner en duda esta afirmación...afirmación que con gran esfuerzo da la espalda a la negación del inconciente dormido...del conciente que entre los pliegues de la pereza ronronea....

...la indiferencia...mesa larga de tablones armada...tan larga como larga la historia de la familia... tanto crecía la historia, tanto se alargaba la mesa...

....siempre, invariablemente....cambiaba...año a año era otra mesa siendo la misma...

...esto a mi no me dice nada...Tal vez oportunismo...tal vez un gran negocio para algunos mercaderes de objetos sin sentido...tal vez...

...La magia de esa mesa la encontraba yo en otro lado...la veía desde otro lado....mi sentido de la ubicación me alejaban tanto, pero tanto que, todo se veía muy pequeño, casi imperceptible....solo tablones con mantel y gentes bebiendo y comiendo hasta caer...

...Dónde estaba yo...La pregunta... Pues ni yo lo sabía, la respuesta....pero, era tan hermoso, tan bello, tan puro, que no quería volver...

...Hay por allí arriba de nuestras cabezas, una estrella, de entre tantas millones o más...pero esa tan particularmente brillante...tan diferente...tan agradecida...era y es mi rincón, mi escondite...

....Desde allí absolutamente todo se ve diferente...

...Desde allí se ve con mayor claridad y sin teorías que la ciencia custodia celosa en biblioteca barata,... que...no somos únicos en el contexto del universo...somos apenas una parte de una parte de una partícula de polvo. Se ve todo, hasta las largas mesas de los compradores de baratijas para la ocasión.

....Todo se ve, .

...Hay hermanos en desdichado problema...gravedad extrema...muerte...
...enfermedad y salud ausente...
...dolor hambruno insolente...
...insomnes días..., insomnes noches...
...llantos, gritos, apagados silencios del miedo...

...Sigo...creo que no...la pesadilla es mía, las espaldas son ajenas...

...mi frente delante...
...Hermanos dar es dar...
...la ayuda llegará...

La mía ya ha llegado....


FERNANDO DI FILIPPO