martes, 27 de octubre de 2009

INESPERADO


…todo comenzó un día, como debe ser. Tomé la insana decisión de crecer…de ser adulto…de llegar a ser alguien a quien no le dijeran simplemente…que lindo nene…
…no fue muy trabajosa la tarea…hasta creo que más simple hubiera sido imposible…no lo sé…fue demasiado fácil…
…decidí ….leer…
…corrí a la vieja biblioteca…di de bruces con ese aroma a montañas de libros esperando pacientemente quien los lea…sin pensarlo dos veces…ya en puntillas tras un gran mesón de madera tan vieja como sus años podían acusar…esperé…
…con gesto adusto..de entendederas agobiadas de lectura…llegó aquel señor…bibliotecario dijo ser. Con vos cortante murmuró entre pregunta y afirmación…Sí ¿? ¡!!
…la Divina Comedia por favor…pedí con humilde gentileza…
…tres grandes libros llegaron al viejo mesón…me senté…solo en un deslucido rincón...comencé mi lectura…y cayendo letra a letra en mi escuálida humanidad pasó algo…raro…inesperado..pero pasó…

…ya era adulto.. fuí parido adulto...moriré adulto... adulto…
…sí…así de fácil…

…un adulto de baja estatura y pocos años vividos…pero navegando esta comedia a la que los más osados dan en llamar…
…vida…

“Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al eterno dolor; por mí se llega al lugar en donde moran los que no tienen salvación; la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo a la Divina Potestad, la Suprema Sabiduría y el primer Amor. Antes que yo no hubo nada creado, a excepción de lo inmortal, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!”

...vida… ¿?

FERNANDO DI FILIPPO