sábado, 20 de abril de 2013

INVENTARIO




Espero poder inventar la manera de poner una flor sobre la grava de mi propia tumba, una variedad de estrellas satisfechas de ser para no olvidar. Espero un cabezal feliz en el sepulcro de mi eternidad, un paso taciturno por entre las huellas de mi lacerado pasado, estar al corriente que fui honesto, decidido con las ilusiones de los pájaros, incondicional en la fe de lo recorrido por las calles. Pongan entonces, inventen una treta y que mi cuerpo nuevamente more en la tierra, como si hiciéramos un boquete por donde se ve el mundo. Inventen la estrategia y déjenme entre las raíces de los angustiados y procuren esta despedida final como si fuese primera. 
Poca cosa pido, y casi nada, nada nuevo se ha inventado. Tambaleante mi insana cordura de la mano con mi generosa locura taramutan y no lo invento, que todo es mi deseo y ese adiós merecido a un sevidor, yo, el infeliz, muerto por un traidor destino que aun no se ha inventado..

FERNANDO DI FILIPPO