viernes, 23 de octubre de 2009

TARDE


Un grito dulcemente autoritario, clemente…,un dulce alarido de madre, …ya es tarde…corre…es muy tarde.

Salgo por la vieja puerta tan rápido como mis pensamientos. Cosas van cayendo y vuelta atrás a recogerlas…sigo corriendo. El mundo parece haberse agrandado…no estaba tan lejos…debo llegar…corro.

Pero es que era por aquí…o por allá…es tarde…debo llegar tan pronto como si fuera ayer…no merece el final de este camino el desaire de la tardanza, la inquietud de…un vendrá…??

Las veredas corren hacia atrás más rápidamente que mi cuerpo hacia adelante, Creo enloquecer y hablando solo me digo…, corre tonto, es que no entiendes que serás juzgado y condenado por tu inconsciencia, dormirte a la hora de estar de pié. Eres tú quien pierde en esta inútil lucha contra el tiempo y la distancia, pues sabes que nadie hará por ti lo que por ti debes hacer…

Si, ya mis ojos ven aquel destino…allí…la gran casa gris sucio…faltan pocos trancos a una velocidad no usual para un niño de mi edad…apenas once…apenas doce....
Llego sin aire, sin fuerza…sin palabras…llego al fin…De seguro el tribunal espera por mí…seré un condenado…

Tarde…vamos pequeño…ya están casi todos….vamos entra…es tu santuario. Y…limpia un poco ese guardapolvos blanco…Estos niños ¡!!.
La vos de ese gran compinche, la vos de ese gran hombre, afloja toda la tensión. Que gran amor…cuanto cariño sin esperar el vuelto entrega el portero de la escuela. Como no quererlo.

…portal tan grande que es difícil verlo arriba…adentro…patio al medio…bandera danzando al ritmo que los vientos le imponen y ella acepta gentil…aroma…inconfundible…puertas rodeando aquel patio…voces que con tanta dulzura me harán crecer…formarán mi intelecto…forjarán mi futuro…miles de colores se confunden en el blanco…miles de sonidos se juntan en los silencios…miles de travesuras pensadas y sin nacer…aguas en pequeños manantiales para beber…todo parece un regalo de la naturaleza…silencio aguas revoltosas…es que no ven que detrás de esas puertas hay alguien…no ven que están los que dan y están los que reciben…lectura…la magia de aprender…letras atrevidas…sutiles palabras de cariño…chirlos dados con el corazón….quietos…inquietos…tranquilos…cada quien es cada cual…una familia con deseo de llegar a la gran casa, el futuro…allí donde viviré el resto de mi vida…allí donde las luces y las sombras brillarán juntas.

Gracias infancia.
Gracias gualdapolvos blancos
Les debo la vida.
Con amor un beso

...y..
...quédense siempre a mi lado...
...los necesito.

FERNANDO DI FILIPPO