miércoles, 31 de agosto de 2011

CUANDO HABLA EL TIEMPO


Veo allí…esas dos sillas en el bar de una esquina cualquiera, y se que serán testigos mudos de la muerte de un paso que nunca se debió dar y escuchas silenciosas del sendero por caminar dibujado en la gran ilusión, de dos…

Veo allí que, frente a frente...sin miedo, sin resentimiento...se sentarán…aquellos dos… Poco y mucho por decirse…Puedo ver…miradas atentas, brillantes, emotivas…sonrisas que con prudencia se contienen…un silencio cargado de magia inquietante…ese momento de hablar…ese momento de escuchar.
… sufro yo que soy solamente la elemental medida entre el ayer y el mañana, y  paso a diario por esa esquina cualquiera. implorando verdades…ocultando ansiedades…deseando volver a ver dos que sean uno y únicos…

…es por eso que paciente detuve mi costumbre de adelantar, es para ellos, los que allí estuvieron sentados una vez… sí,  frente a frente….

…imaginar ese momento sublime…

…una extraña combinación de pasiones, intrigas, lágrimas sin coraje de saltar al vacío, manos que queriéndose tocar mantienen la distancia que la ocasión obliga…
…será entonces que, a quien le corresponde por ser el responsable del sufrimiento ajeno y del propio, comience y diga…

FERNANDO DI FILIPPO