sábado, 9 de junio de 2012

MEDIORIENTE



La historia derrumba su presencia
y no se rinde derrotada,
allí en espera paciente..

Interminable discusión
de los no entiendo,
el tiempo espera,
el mundo llora,

Rodas ya no indica  la salida.
A tientas se anda,
sin la luz de Alejandría.

¿Dónde termina tanta locura?

Donde el hombre vea e
imponga la cordura.

FERNANDO DI FILIPPO