lunes, 31 de octubre de 2011

ERROR



Encontré en el camino al sabio, caminaba lento, se lo veía  preocupado. Pregunté…:

La pregunta.               Porqué su andar es lento y a la vista preocupado. ¿?
La respuesta,              Mi andar es lento y preocupante
La pregunta..              No entiendo ,  preocupado,  preocupante ¿?
La respuesta,              Yo tampoco entiendo, De allí que esté preocupado, y esto sea preocupante .
La pregunta.               Entiendo la diferencia, No entiendo, si conoce los porqué. Es usted el sabio, y le preocupa lo preocupante ¿?
La respuesta.              He allí  su preocupación y no la mía. He allí lo preocupante.. Usted está agobiado y sofocado, preocupado y, aturdido. Su pesar, esa temeraria tortura, debería ser preocupante. Pues no lo entiendo a usted, Sufre, llora, implora, se retuerce en la desesperanza, y la llama esperanza. Es que no se da cuenta ¿?
Pregunta.                    Es parte de mi vida, soy yo, mi eterna tristeza. Darme cuenta de que entonces ¿?. De mi gran dolor ¿?
Respuesta.                 No del suyo…Del ajeno.
Mi preocupación es preocupante.
Corra, y de rodillas frente a ella, con el corazón en sus manos, grite hasta aturdir al silencio, como si fuera su última suerte, te amo, pero corra y corra ya, sí allí frente a esa mujer ,  mujer de días preocupados y preocupantes.
La pregunta.               Puedo darle las gracias ¿?
La respuesta,              Usted, idiota,  de tan desolada figura a confundido un sabio con el alma… La suya, sí, Le pido y obligo, que haga caso de mis consejos, y termine con sus dolores y los ajenos. .

Preocupante.

FERNANDO DI FILIPPO