miércoles, 1 de junio de 2011

LA CAMA DORMIDA



Media noche, los sonidos eran difusos, alocados, inclementes sin descanso. Una imagen se repetía con lujuriosa constancia, indecente, inmoral. Imagen que no se dejaba ver, que se dejaba imaginar, solo imaginar.
La vigilia luchando por encontrar al sueño, La lucha entre vigilia, imagen y sueño, un gigante matemático de ecuación sin solución aparente, sin lógica determinante..
No había camino que condujera a una noche de esas, a una noche cualquiera, noche que antecede al día.
Media noche muy diferente, donde calor y trio se daban la espalda sin respeto, prepotentes, silenciosos, agraviantes, pero la geométrica telaraña entretejida entre ōris  y frigĭdus definió la extraña media noche..  
Es ese momento, a esa determinada edad, se marca la diferencia entre los tiempos del antes era  y el después será cuando vibraban ambos apacibles y tranquilos, y estos tiempos, cuando sin permiso concedido la irrespetuosa media noche deja salir de entre las sábanas lo que fuera placer y hoy es estorbo.
...Sean:
...La duda, y su resultado,......Surge aquí la afirmación, la ecuación insoluble tiene su igual...

...Te deseo, y te odio...
...Media noche, media vida, confusión de la cama dormida.

FERNANDO DI FILIPPO