martes, 31 de mayo de 2011

BABEL


....No todos los días son iguales...ni perecidos...ni diferentes...Son otros.
....No todas las gentes son iguales..ni parecidas...ni deferentes. Son otras.
....No todo es lo que es, ni lo que parece ser. No todo es si ya lo fue.

...Particularmente a mí, en situaciones diferentes a las distintas, me ocurre algo muy, pero muy curioso, Me transformo en un objeto víctima de sí mismo, Cárcel de barrotes infranqueables, Caja de dura madera, Muro de pesada piedra, Pozo de profundidades difícil de calcular...y, ...sea cual sea esa transformación, allí quedo con la ingratamente gentil compañía del festín de angustias bien o mal habidas del pasado....pasado que son las causas de lo perdido, nunca de lo ganado. Las causas que son mi olvido.

....Me han acompañado en procura de ayuda, he escuchado, he contado, he probado los más impensados productos de no se cuantos alambiques y sus alquimias místicas o científicas que prometían en sus fórmulas el alivio a los pesares... Pues, no...El dolor siempre fue mayor....El dolor de un alma vencida, siempre es mayor.

...Me han presentado cientos y cientos de caballeros andantes visibles en la oscuridad, rara propiedad... Sus nombres...pocos recuerdo...Dios, Alá, Buda, otros con el mote de San persiguiendo el nombre de un personaje cualquiera....Pero no... El dolor de un alma vencida, siempre es mayor.

....Me han mostrado caminos de extraño recorrido, caminos que los auto diplomados gurues de no sé que paz interior trataron de hacerme recorrer. Los recorrí, Pero no... El dolor de un alma vencida, siempre es mayor.

....No todos los días son iguales...ni perecidos...ni diferentes...Son otros.
....No todas las gentes son iguales..ni parecidas...ni deferentes. Son otras.
....No todo es lo que es, ni lo que parece ser. No todo es si ya lo fue.

... Interpreto mi propia canción. y.las bestias destrozan mi trabajo, felinos de garras extendidas y afiladas, zarpazos impíos que de lado a lado marcan mi cuerpo que es mi alma.

...Alma que hoy ya es mi olvido. ...Amorfo polígono del destino... el dolor de un alma vencida, siempre es mayor que la insolente clemencia de piedades saturada...

...Alguien te entienda, yo no.


FERNANDO DI FILIPPO