viernes, 20 de mayo de 2011

SER HUMANO



Estar dolido, no alcanza. Estar apenado no alcanza. Hastiado es la palabra que algo se acerca a este insostenible estado de dolorosa e irreparable pérdida.
Hastiado de las sombras que pelean un espacio en la luz, Hastiado de las cobardías atrapadas en los rincones sucios y tormentosos de la memoria. Hastiado de pedir ayuda donde nadie está presente. Hastiado de la ausencia ajena, ausencia que pronto será culpa.

Qué más da.
La ceguera solitaria en el estrecho abismo... gratitud y gratuidad.
Qué más da, Saber el precio de todo y el valor de nada.
Qué más da,
Sin remedio, las palabras no alcanzan, los sentimientos sobran por los que faltan. No hay más lugar para el lamento...sofocante y sordo, atrapado en la irrepetible condena del afrodisiaco desorden, ese desorden donde quien quiera ser será, y sea lo que sea lo que quiso ser, será otra cosa.

FERNANDO DI FILIPPO.