martes, 24 de noviembre de 2009

INSOLENTE COSTUMBRE


Δεκάλογο

...sí...finalmente el día está llegando a su fin...ya está, uno más o una menos...no lo sé. Intranquilo con mi conciencia, me atropella la tan insana costumbre de pensar, solo eso pensar...

Día agitado, como todos porfiado el tiempo no cambia su ritmo, su paso seguro impiadoso gritando sin respeto...no alcanzo...

Recorrido confuso...laberinto de inentendible geometría...las causas, el desorden de lo ordenado, miradas perdidas...calles vacías de caminantes presentes viviendo su ausencia..

...pensamientos proyectados solo sombras del no pude..mañana tal vez...nunca quizás..

...insolente costumbre de pensar...

...sí...finalmente el día está llegando a su fin...y a su fin los olvidados.

Me olvidé de él...profano fui cuando vociferé su “ título” en la madeja cúbica de una disputa...recordé con desafecto padres ajenos...madres sin conocer, heridas a un hijo...aceciné el encanto de vivir ...todo, absolutamente todo me llamaba a la impunidad y allí las garras felinas extendidas en el más profundo silencio juntaron sus deseos y los míos.. corazones dolientes quedaron entre lágrimas sin brotar, corazones que eran luz, ya solo laten sin saber que es lo que de un arrebato quité... sí caballero sé muy bien que estoy haciendo...omnipotencia presente ante el no saber...miradas cargadas de peligrosas emociones no buscadas pero sí bienvenidas...

...y entonces qué, me pregunto...entonces qué..¿?.

Amarás a Dios sobre todas las cosas. No tomarás el nombre de Dios en vano. Santificarás el día del Señor. Honrarás a tu padre y a tu madre. No matarás. No cometerás actos impuros. No robarás. No levantarás falsos testimonios ni mentirás. No consentirás pensamientos ni deseos impuros. No codiciarás los bienes ajenos.

...insolente costumbre de pensar...

FERNANDO DI FILIPPO