lunes, 11 de abril de 2011

HUMILDAD



Con la mayor humildad decidí dejar de ser. Ensayé cientos de métodos, eficaces todos, certeros todos, cualquier elegido y sin retorno posible.

Nadie estaba en su sitio, nada estaba en su sitio. Solo mi deseo. Vacío el entorno, apagados los colores, inmunda noche. Sueños…ninguno, pensamientos ausentes, caminos sin traza, los ojos del ciego, manos amputadas, piernas rendidas al tiempo, aromas mutados a fétidos olores de muertos olvidados, espejos apagados, ruidosos silencios.Con la mayor humildad decidí dejar de ser. Sin pasado, sin presente, sin futuro… andando el griego laberinto sin entradas ni salidas, sin sombras, sin vida, sin cielos, sin senderos, sin muerte. En la más profunda soledad, allí, con la nada, debí tomar la decisión…dejar de ser.

...la rama fue sólida y fuerte…
...la cuerda resistió…
...la humildad no tiene peso ni mueca que regalar…
...allí, balanceándome suavemente con una triste sonrisa desdibujada quedé..
...allí humildemente terminé de ser...
...allí y así, humildemente .

...en la pequeña placa se animaron a escribir con mal trazo...
...aquí yace la humildad...

...cuanta hipocresía y yo ahora ausente...

FERNANDO DI FILIPPO